¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
  • 03
  • 04
  • 02
  • 01

La Candelaria. Imbolc

 

Lluvia

 

 

 

 “Si a la Candelaria plora l´invern está fora e si no plora ni dens ni fora”

 

 

 

 

 

 

Ese era el refrán que la abuela repetía cada 2 de febrero mirando muy atenta por la ventana y que los niños coreábamos encantados mirando al cielo por si había suerte y la lluvia espantaba al invierno.

  

Una vieja tradición europea habla de un oso que a partir de la Navidad se agazapaba en su osera para invernar tranquilo y a los cuarenta días se atrevía a salir al exterior para decidir los pasos a dar. Si encontraba un sol radiante volvía a refugiarse en su cueva porque el invierno duraría cuarenta días más. No así si el día era lluvioso, en ese caso se despertaba y regresaba a la vida. El invierno estaba superado.

 

Oso

 

Marmota

 

 

Es posible que en Estados Unidos el oso se convirtiera en marmota y sea ella la que anuncia la primavera en aquellas tierras.

 

 

 

 

El origen de la fiesta de la Candelaria se remonta a tiempos antiguos. Para los celtas el 2 de febrero era la gran fiesta de Imbolc o “Fiesta de Purificación”. En ella se celebraba el restablecimiento de la Diosa después de haber dado a luz al niño Sol en el solsticio de invierno.

En Roma las mujeres celebraban ese día la “Fiesta de las Luces” recorriendo la ciudad con antorchas y luminarias, en recuerdo de la historia de amor entre Plutón y Proserpina.

Antorcha

 

Proserpina era tan bella que Plutón se enamoró tan perdidamente de ella que la raptó, se la llevó a su reino en el inframundo y la convirtió en su reina. La madre de la doncella la buscó desesperadamente día y noche por montes y valles, iluminándose con antorchas y en memoria de este suceso las mujeres romanas encendían luces. Para erradicar esas fiestas paganas la Iglesia Católica instauró en esa fecha la “Fiesta de la Purificación de la Virgen”, de la Presentación en el Templo.

Este año la Luna Llena ocurre el día 3 por lo tanto la noche anterior es perfecta para hacer un pequeño ritual de limpieza física y psíquica.

Para ello es necesario

Una vela blanca (vela Maestra)

Papel y bolígrafo

Un pequeño recipiente para quemar los papeles

Una vela blanca para cada participante si el ritual se hace en grupo.

 

Velas

 

Manera de celebrar el ritual

En una mesa se dispone en un candelero la vela Maestra y se enciende mientras se dice:

“Fuerzas de la gran Diosa Blanca, Señora de la Noche” yo (fulanito /a ) te invoco para que tu poder descienda sobre mí y me ayude a eliminar de mi vida lo que me impide crecer y evolucionar que escribiré en este papel y quemaré en el fuego purificador. Dame tu energía para que pueda seguir mi camino libre de los obstáculos que lo impiden"

Así es y así será

Ahora en el papel se escriben las cosas que se quieren eliminar (hasta tres) se dobla el papel en dos, se prende en la llama de la vela y se deja arder en el recipiente hasta el final mientras se dice:

“Así como arde este papel ardan y desaparezcan las trabas que me bloquean el camino y pueda liberarme y avanzar”

Si el ritual se hace en grupo cada uno puede encender su vela en la vela Maestra y dejarla arder unos minutos, luego apagarla sin soplar y guardarla para encenderla en situaciones en las que se necesita limpiar.

La vela Maestra se mantiene encendida hasta que se consuma.

 

Firma Paloma Navarrete

Comentarios anteriores

La Candelaria. Imbolc



Redes Sociales

Contacto

Consulta presencial Paloma Navarrete

Zona Parque de las Avenidas (Madrid)

Teléfono: 91 355 97 00

L-V: 16:30-20:30h

Política de Privacidad

Política de Privacidad