• 03
  • 04
  • 02
  • 01

Lilith. La Luna Negra

 

Lilith, Periodo de Isin Larsa y Babilonia

 

La llamaron  Lilith y nació en un paraíso. Nada menos que en el Paraíso Terrenal.

Algunos rabinos antiguos sostienen que Lilith fue la primera pareja de Adán. También concluyen que el texto del Génesis que dice “….y los creó macho y hembra” se refiere a una sola criatura andrógina (como Dios mismo) cuyas partes masculinas y femeninas eran equivalentes. Pero en cuanto Dios procede a separarlos surge el primer enfrentamiento entre Adán y Lilith.

Cuando hacen el amor los dos quieren estar encima y asistimos estupefactos a la primera pelea de pareja, la primera pelea por el poder, por la supremacía social. Y fueron incapaces de negociar una solución sensata.

 

 

 


El jardín de las Delicias, El Bosco

 

Según el Talmud, Adán – como primer machista  – dice:

” tú debes someterte a mí, yo soy superior”
Y responde ella:
  
“Somos iguales, fuimos creados de la misma tierra”
 
 

Reinhard Block

 

 

Y así siguieron discutiendo con pasión, exponiendo cada uno sus argumentos sin escuchar en absoluto las razones del otro. Ella fue la primera en darse cuenta, comprendió que así no llegarían a ninguna solución y decidió actuar. Pronunció el verdadero nombre de Dios y se desvaneció en el aire. Se desmaterializó. Se marchó, como quien pasa a otra dimensión dejando a Adán, en plena lamentación amorosa, quejándose a Yahvé de su soledad.

 

 

 

Dios, que sabe perfectamente dónde está Lilith pues por eso es omnisciente, encarga a tres ángeles que vayan a buscarla a orillas del mar Rojo, y allí se personan Senoy, Sansenoy y Semangelof, encargados de convencerla de que regrese a casa. Lilith no quiso seguirlos y los tres mensajeros deciden dejarla en libertad.

Demonio Asmodeo

 

 




Lilith, convertida en mujer de Samael / Satán, pare demonios en bandadas. Unos mueren nada más nacer y otros perduran, como el demonio Asmodeo, muy conocido en la Edad Media, enamoradizo y celoso de los hombres, a los que le divierte matar.

 


Lilith






Lilith, la primera máscara del diablo, es una mujer de la noche. Es la obsesión del deseo erótico, el instinto primario del otro sexo y también la primera tentación que experimenta el hombre.






 

 

 

Total, la primera pareja que crea Dios no funciona. Lilith, se marcha, por cierto desafiando a Dios. Adán se queja y Yahvé crea una segunda mujer. Esta vez no lo hace directamente de la tierra, como lo hizo la vez anterior, sino a partir de una costilla que quitó a Adán mientras éste dormía. Pero a esta mujer Yahvé no le insufló el soplo del alma.



La fruta prohibida, Andrea Mantegna
¡Qué desgracia! Durante casi tres siglos la Santa Madre Iglesia se debatió en la incertidumbre al tratar este asunto. La mayoría de los obispos estaban seguros de que las mujeres no tenemos alma pues Yahvé no le había soplado un alma a Eva. Y tanta incertidumbre duró hasta que en el Concilio de Nicea los santos varones concedieron magnánimamente un alma a las mujeres, aunque, naturalmente, son criaturas de segunda categoría y no pueden ser sacerdotes pues la mujer ha sido considerada por teólogos y clérigos una fiel e infatigable aliada del diablo. “Comparte sustancia con el diablo”. Según Tertuliano: “la mujer fue la puerta que el diablo usó para entrar en el mundo”.


Santo Tomas de Aquino

Santo Tomás de Aquino afirmaba sin pestañear que la mujer era una “criatura ocasional y accidental”. Y para rematar, los estupendos demonólogos autores del famoso Malleus Maleficarum descubrieron – en un momento de inspiración – que la brujería procede en su mayor parte del insaciable apetito sexual de las mujeres. Evidentemente los pobres monjes eran espíritus puros.

 

 



A pesar de todo, Lilith es inmortal, se marchó del Paraíso antes de que Yahvé expulsara de él a Adán y Eva, antes del pecado original, antes de que se impusiera la muerte en la tierra. Y cuando Lilith se convierte en compañera de Samael (Satán) accede a la dignidad de Reina de las Fuerzas Oscuras.

En la actualidad Lilith es comprendida como un arquetipo que encarna la sexualidad profunda y el lado salvaje de la mujer y simboliza un elemento central de la psique femenina.


Inside her box, Aleksander Smid
Los mitos resaltan su independencia y su libertad de movimiento, su negativa a someterse a la autoridad patriarcal, y su reivindicación de la igualdad de los sexos. Si analizamos estas características, aisladas de su entronque cultural, ninguna es demoníaca. Se convierten en demoníacas cuando son empujadas al inconsciente porque su cultura las rechaza. Entonces se transforman en la Sombra de su ser, en su parte oscura, instintiva, pasional e incontrolada.


Paloma Navarrete

Comentarios anteriores

Lilith. La Luna Negra

    Gente en la conversación

    Deja un comentario

    Nos gustaría conocer tu opinión

    0 / 300 Restricción de Carateres
    Su texto debería tener menos de 300 caracteres
    terminos y condiciones.

Ultimos Comentarios

Luisa peña mendez
Buenos días, no se q pasa en mi vida pero en dos años he perdido a mi marido de 46 años y a mi hija...
Nuria
Simplemente .. admiración y agradecimiento por divulgar tus conocimientos.
Un abrazo desde Compo...
Lawrence
Best Regards tabletki na wątrobę "http://wiekszepiersi.net.pl/kategoria/sposobyhttp://wiekszepiersi....
Alejandro
Ja,ja,ja.Se me pira la olla.Me refería si puedes ver tu futuro estando viva y ver lo que te pasara a...
Alejandro
Hola, una pregunta, en la bola de cristal puedes ver el futuro? Me dicen algunos flipados que no se ...



Redes Sociales

Contacto

Consulta presencial Paloma Navarrete

Zona Parque de las Avenidas (Madrid)

Teléfono: 91 355 97 00

L-V: 16:30-20:30h

Política de Privacidad

Política de Privacidad